Recorrer las instalaciones de la empresa fundada por José Antonio López Herrador hace treinta años es adentrarse en un mágico mundo… de poliespán. El Ford Anglia volador de Harry Potter y la Cámara Secreta está aparcado cerca de varias figuras de Juego de Tronos, los tejados de la villa de Klaus, una gran lámpara de Aladino y las manos doradas que sujetaban el escudo del Real Madrid CF en su carroza de Reyes. A los pies del taller en el que han nacido media docena de sanitarias con enormes ojos azules. La más grande, de seis metros de altura, se acaba de colocar en la madrileña plaza de Callao.

El alma de Arte Herrador comenzó tallando imaginería religiosa en una parcela situada a las afueras de Pozuelo de Alarcón, el pueblo al que llegó con su familia procedente de Palencia. La caseta con cinceles, arcilla y tarros de pintura donde trabajaba a finales de los ochenta es el origen de una empresa especializada en la fabricación de esculturas, decorados y escenografías en gran formato. Hoy Arte Herrador son 6.000 metros de instalaciones con una nave central en la que la última tecnología aplicada al diseño 3D se mezcla con herramientas de artesano y una máquina con contrapesos, diseñada y construida en los comienzos por José Antonio para cortar con facilidad planchas de poliestireno. Ahora se sigue utilizando para hacer plantillas.

En su interior descubrimos tres espacios salpicados con algunas de sus creaciones. Como las cabezas de varios personajes de Ibáñez que ahora custodia la Comparsa  Gigantes y Cabezudos de Pozuelo de Alarcón. O el prototipo de La Espada de Miguel Indurain. Con aquella bicicleta futurista de fibra carbono en una sola pieza batió el récord de la hora en el velódromo de Burdeos a mediados de los noventa. De eso se acuerda perfectamente José Antonio Fernández.

También hay lugar para la innovación y el futuro. Dos vehículos deportivos, tapados con una lona, forman parte de un ambicioso proyecto con TRM Racing en el que colaboran entidades como la universidad Francisco de Vitoria. El chasis de uno de ellos es de poliespán con motor convencional. El otro aspira a ser eléctrico.  Dice Álvaro Rossignoli, actual gerente de Arte Herrador, que es puro I+D.

Las entrañas

Josep es ahora el encargado de texturizar objetos y personajes en el ordenador. Durante más de veinte años ha trabajado en el sector audiovisual. Nos cuenta, mientras recorremos las entrañas de Arte Herrador, que en la empresa las nuevas tecnologías se funden con los oficios. Mientras nos muestra el funcionamiento de las  fresadoras que provocan nevadas y son capaces de cortar aluminio, Martin y sus compañeros andan puliendo, lijando y pintando. Atareados y empolvados. Terminando un encargo enorme para tiempos de pandemia.

Aunque ahora los procesos están más mecanizados que hace tres décadas y las proyecciones y el acetato han pasado a la historia se sigue contando con artistas para hacer realidad los deseos de los clientes. Peticiones vinculadas sobre todo a la publicidad, el cine, la televisión y el espectáculo. Los archivos de control numérico y las tres máquinas son capaces de crear objetos o seres inanimados a escala real como el neumático que a simple vista parece de caucho o el prototipo Sella; un deportivo rojo que estuvo adosado a la fachada de un edificio. Y más grandes. Como el feto que sirvió para promocionar un videojuego de Sony. La terminación es increíble gracias a una técnica de micro-difuminado que imita las capas de la piel.

#TodosSomosHeroes #YoMeCorono

El gigantismo es una de las especialidades de Arte Herrador. Lo tuve claro nada más encontrarme con Wonder Woman. Quizás la Ruperta del programa Un, Dos, Tres se convirtió en heroína y no en carroza. La calabaza más popular de la televisión estuvo por allí en otro tiempo. Me lo confirmó Álvaro porque algunos de los decorados del concurso más famoso de la televisión llevan la firma de la empresa. Así que no. No lo he soñado.

Lo que sí es un sueño, convertido en realidad solidaria, es construir una sanitaria de seis metros de altura con el doble objetivo  de reconocer públicamente, y a lo grande, la labor de la comunidad médica en la lucha contra la Covid19 y promover la venta de la miniatura Tmini© para recaudar fondos destinados a la investigación. En el proyecto, además de la empresa de figuritas, colaboran los hospitales universitarios Clínic de Barcelona y La Paz de Madrid y la Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infeccionas. Con las etiquetas #TodosSomosHeroes y #YoMeCorono.

La gran muñeca de pelo recogido, ojos maravillosos y capa de superhéroe que permanecerá hasta la próxima semana en la plaza del Callao de Madrid no es la única que ha nacido en Arte Herrador. Del taller han salido cuatro más pequeñas preparadas, como su gran hermana, para estar a la intemperie tras un estudio de resistencia estructural. Esas no llevan un gorro dividido en dieciséis partes y estaban acabadas la mañana de nuestra visita. Así que propusimos a sus geppettos que posaran con ellas.

El falso vuelo de la diosa

Tras la foto de familia acompañamos a Álvaro a la oficina tipo cabaña donde hablamos de la vida en general y de las que han sido sus obras más espectaculares en particular. A saber…  una muela gigante con la que batieron el récord Guinness, una vajilla sucia fondeada en la ría de Bilbao o las ocho réplicas de cascos de la saga Star Wars que se expusieron en diferentes puntos de la capital de España. Dice Álvaro que otro trabajo muy chulo -nunca mejor dicho – fue la Fuente de la Cibeles que se colocó en el Santiago Bernabeu. “Por sus dimensiones muchos pensaron que se metió en el estadio con helicóptero pero no, la Cibeles no llegó volando”.

De altos vuelos seguimos charlando. Ahora en Arte Herrador están inmersos en los preparativos de escenarios y decorados para un musical. Dada la situación sanitaria en Madrid es complicado aventurar la fecha de su estreno en IFEMA. O de la apertura del recinto temático. Además Álvaro no puede contar mucho más. “La mayoría de los contratos que firmamos son NDA (Acuerdo de Confidencialidad) porque en nuestro sector la sorpresa es un factor clave”.

Quizás porque pienso que el musical tiene que ver con el espíritu navideño acabamos hablando de la Navidad en Pozuelo de Alarcón. Y de lo bonito que sería que las creaciones de Arte Herrador, una empresa con raíces en la ciudad, llenaran de color y alegría nuestro centro histórico. Para que las nuestras, como las de Torrejón de Ardoz, fueran también unas navidades mágicas… gracias a la magia de Arte Herrador.

Asunción Mateos Villar
Fotos: Noel de las Heras

Enlace relacionado:

Home – Minimal Portfolio