Volver o no volver

Nunca hemos perdido el contacto. La distancia nunca ha sido un problema cuando hemos querido saber la una de la otra. Siempre hemos tenido tiempo para felicitarnos por nuestros cumpleaños, escribirnos unas palabras de ánimo cuando sabíamos que la otra lo agradecería y para preguntarnos por la vida en general, al margen de la crisis económica que hacía estragos en nuestras vidas. Sólo hubo una ocasión en la que no pude responder a uno de sus mensajes. Trabajaba en Londres en una cafetería, que pertenecía a una empresa con negocios de hostelería repartidos por toda la ciudad, en la...

Leer más