De pequeña quería ser profesora, escritora y misionera. Mientras leía cuentos y rellenaba hojas de diario en Tarragona. A los catorce años se instala con su familia en la Estación y comienza a estudiar bachillerato en el instituto Gerardo Diego. Cuando termina, en lugar de marcharse a las misiones, estudia Económicas y Empresariales en Somosaguas. A clase iba caminando y accedía al campus a través de un agujero en la alambrada. La salida profesional que le llevó a trabajar en un departamento financiero y a ser ejecutiva de cuentas. Luego llegaron sus tres hijos y un relato inspirado en las cosas que le pasaban al primero, Marcos. Esa narración fue la semilla del proyecto solidario CEN con C (Cuentos Escritos por Niños con Corazón) nacido en 2009. Cuando finalice este curso la asociación habrá publicado más de 200 libros con relatos de escolares de 90 centros educativos de Pozuelo y más allá y habrá repartido 31.186€ entre 74 fundaciones solidarias. Dice María Jesús Jerez que es un regalo que le ha hecho la vida.

Tenía ganas de quedar para charlar largo y tendido. Hacía tiempo que no nos veíamos ni por el colegio ni de paseo por los parques. María Jesús suele salir a correr pero cuando nos cruzamos, por solidaridad, camina conmigo.  Aunque somos diferentes tenemos cosas en común. Una de ellas es que nuestros hijos van a la misma clase y su tutora, María del Valle González, está vinculada al nacimiento del proyecto Cuentos Escritos por Niños con Corazón. Cuando lo fue de Marcos se implicó en la edición de un libro con relatos de sus alumnos. Con un objetivo solidario; ceder una parte de lo recaudado con la venta de ejemplares a la Fundación Pequeño Deseo.

Desde entonces, María Jesús, primero con Fergutson y más tarde en solitario no ha parado de publicar libros con historias escritas e ilustradas por escolares. Más de 4.000 niños y niñas se han convertido en autores y han visto publicada su obra. Lo que comenzó en colegios de Pozuelo, con el objetivo de apoyar al profesorado en el fomento de la lectura y los valores, ha llegado a centros de Zaragoza, Burgos y Logroño. Cuando termine este curso 2016-2017 la asociación CEN con C habrá publicado 205 libros y repartido 31.186€ entre 74 organizaciones solidarias como Fundación Aladina. Y María Jesús habrá regalado casi 8.000 sonrisas. Y las que le quedan.

Los piratas y Doña Letizia

Siempre es un placer hablar con el alma de CEN con C porque transmite energía. Esa tarde estaba cargada, tanto que su pelo rizado estaba más rebelde que de costumbre. Nos decidimos por café helado, té chai y una tarta que María Jesús no probó. Las horas pasaron y se nos hizo de noche recordando su labor en el AMPA del Príncipes de Asturias y como voluntaria del huerto escolar, la biblioteca, los cumpleaños… pasaba tanto tiempo en el centro que algunos niños pensaban que era profesora. “Fue una etapa en la que había pocos alumnos y mucho por hacer, como poner en marcha las extraescolares, que diseñamos a la carta”.

De aquella experiencia aprendió mucho, entre otras cosas, que las personas que te rodean hacen diferentes lecturas de tu comportamiento. Que no todos los padres y madres disponen del mismo tiempo para dedicar a los asuntos escolares. Qué más quisieran. Tras su posterior paso por el Consejo Escolar, del que ha formado parte durante cuatro años, ahora está más desvinculada de las tareas organizativas. Bueno eso es lo que dice porque siempre está dispuesta a echar una mano. Sobre todo de pintura. Los muros que rodean las pistas deportivas tienen sus dibujos y los cuartos de baños del patio los decoró el pasado septiembre con otra mamá del cole; Camino. Juntas diseñaron una alegre temática pirata con el objetivo de animar a los chavales a mantener las instalaciones en buenas condiciones.

Seguro que a la Reina le habrían encantado sus creaciones pero no estaban cuando acudió al colegio en uno de sus primeros actos oficiales como Princesa en octubre de 2006. Y hablando de Doña Letizia… un día María Jesús se la encontró en un parque de Pozuelo. Ni corta ni perezosa le habló de su proyecto CEN con C y del día que estuvo en Zarzuela, en una recepción con el secretario de la Fundación Reina Sofía, José Cabrera. Es de las que prefieren arrepentirse a quedarse con las ganas. En un curso sobre obstáculos y creencias limitantes ha reforzado esta tesis con la de unas veces se gana y otras se aprende; nunca se pierde. Asegura que no hay que dejar de hacer las cosas por miedo al fracaso.

De lujo

El balance CEN con C no ha podido ser más positivo. Detrás hay mucho trabajo que culmina con la publicación de los libros. Movida por la ilusión; la suya y la de los demás; profesores, niños escritores, fundaciones, papás o abuelos es capaz de grandes cosas. Como que los artistas Forges y Peridis, vinculados a Pozuelo -como recordaba Antoñito el Kiosquero– colaboren con la causa. El primero, con una receta ilustrada para el colegio Parque Lisboa de Alcorcón. Sobre la correcta elaboración de un cómic. La viñeta abre su libro a beneficio de Animal Welfare. El segundo, con un dibujo que va a ser la contraportada de los libros con cuentos de alumnos de San José Obrero e Infanta Elena. Este curso, los dos colegios públicos de Pozuelo colaboran con Menudos Corazones.

La próxima parada CEN con C será la Feria del Libro que organiza el Ayuntamiento. María Jesús Jerez estará en la caseta de autores locales con su libro de firmas para que los niños y niñas escritores puedan dejar estampada su rúbrica. Ha llegado el momento de poner la mía.

Asunción Mateos Villar

LA CASA DEL ÁRBOL
María Jesús Jerez reconoce que antes no sabía parar. Estaba convencida de que no hacer nada no era productivo. Ahora dedica veinte minutos diarios a subirse a la casa del árbol. La tiene en su patio y es el mejor lugar para meditar. Es complicado pero ha aprendido a centrarse en la respiración y el sonido de los pájaros. Dice que es una manera de controlar los pensamientos y ser más consciente de los momentos vitales. El suyo ahora es dulce. Como el trozo de tarta de queso que me regaló para celebrar nuestro reencuentro. Y del que yo di buena cuenta. A nuestra salud.

María Jesús de bebé y con sus hermanos, “las tres patas del banco de mi infancia”

La receta de Forges y el corazón de Peridis