Resulta extraño que una se entere del fallecimiento del que fuera Alcalde de Pozuelo de Alarcón entre 1983 y 2003 por la cariñosa despedida de su hija en una red social. No por un comunicado oficial del Ayuntamiento.

Debe ser que 20 años en la Alcaldía, transformando un pueblo en ciudad, no es motivo suficiente para enviar una nota de prensa anunciando que se han decretado tres días de luto y que las banderas ondean a media asta en el edificio que José Martín-Crespo decidió convertir en Ayuntamiento (antes era la Casa de Ejercicios Espirituales de Cristo Rey) porque el corazón administrativo debía crecer al ritmo que el municipio. Quizás es más importante enviarla sobre la inauguración de un parque en Húmera, sin fotos del espacio verde, a la memoria de quien estuvo aquí de paso.

El Partido Popular no reacciona. Escribir un whatsapp a un grupo de periodistas (que no a todos) les ha parecido suficiente. Y un par de tweets de la Alcaldesa y un post hace una hora. Qué tristeza. El entierro es mañana a las 13 horas (que no a las 12:15 como se ha publicado; esa es la hora de la Misa) y seguro que algunos concejales del equipo de Gobierno han pasado o tienen previsto pasar por la sala 2 del tanatorio municipal. A despedir a Pepe. Cuando podían haberle rendido homenaje en vida.

Con mi Alcalde compartí profesión y emociones. Me decía que nadie como yo entendía sus explicaciones sobre urbanismo y las traducía a un lenguaje sencillo que todos pudieran comprender. He de reconocer que Félix Hernández, Jefe de los Servicios Técnicos, desde el Área de Planeamiento, me ayudó mucho a conocer cómo se hacía ciudad y me enseñó la diferencia entre un APR y un APE. Además de revelarme que las siglas RNR, de uso interno para referirse a La Finca, significaban Reserva Natural de Ricos.

La de la urbanización de Cristiano Ronaldo y compañía fue una gran operación. Nada más y nada menos que 4.500 millones de pesetas ingresó el Ayuntamiento de Pozuelo por aprovechamientos urbanísticos. Mientras Pepe era Alcalde.

Un año después de la aprobación en 2002 del Plan General de Ordenación Urbana, José Martín Crespo dejó la Alcaldía. Por la puerta de atrás. Se sintió traicionado por los suyos. Tras media vida dedicada en cuerpo y alma a crear ciudad. Y vino Jesús Sepúlveda. Ya sabeis cómo sigue la historia.

Anecdotario

Recuerdo muchas anécdotas con Pepe Martín-Crespo. Acumuladas en más de una década. Como aquella en el restaurante Chaplin del Zoco de Pozuelo, hoy Urrechu. Me dijo con su peculiar “mala leche” que para que iba a esforzarse en ofrecer una programación cultural de calidad si en Madrid había muchos teatros y estaba a 7 kilómetros. Afortunadamente su hija, Charo Martín-Crespo, no era de la misma opinión.

Tampoco olvido sus piropos desde el balcón de la Plaza Mayor en septiembre de 2001. Pero me quedo con una confesión. Me la hizo en su despacho, repleto de planos de Pozuelo pintarrajeados -no como ahora- cuando se intuía la puñalada: “el día que dejé de ser Alcalde me va a pasar algo. Pensar que no podré venir al Ayuntamiento para hacer mis dibujitos… no sé hacer otra cosa”.

Le ha pasado algo. Pero catorce años después. Tiempo suficiente para ver tantas cosas…  y sin un sólo reconocimiento a su obra. Descansa en paz Alcalde. Para mí nunca has dejado de serlo.

Asunción Mateos Villar

FRAGMENTOS ENTREVISTA PUBLICADA EN EL EXTRA
“25 AÑOS LA VOZ  DE POZUELO ” 

Mayo 2009

“A comienzos de los 80 faltaba definir una razonable estructura urbana general como tarea vertebradora de toda la futura acción urbanística municipal”

“Estoy especialmente satisfecho de la creación del gran sistema de espacios verdes”

“Posiblemente la Avenida de Europa constituye el más notable elemento de centralidad urbana de Pozuelo”

“Me arrepiento de mis innumerables pecados, ofensas y negligencias cometidas desde la Alcaldía. Afortunadamente ya no tengo que proponerme no volver a pecar más. Otros, y la vida, así lo han querido”

José Martín-Crespo
Alcalde de Pozuelo
1983-2003