Beatriz Castellanos es experta en investigación criminal y criminología, igualdad, violencia de género y sexual, con maestría en nuevas tecnologías y derecho digital. Tras dos décadas como abogada conoce los denominadores comunes de la desigualdad y de la discriminación. Además es vecina de Pozuelo de Alarcón y autora de una trilogía sobre el pasado, el presente y el futuro de las mujeres en la era espacial. «Cosmofeminismo. El feminismo en el espacio exterior» es la primera entrega; una reflexión sobre la defensa de la libertad y la igualdad en el cosmos. O un viaje que te lleva más allá de las estrellas, editado por Punto Rojo Libros el año pasado.

Háblame de tu relación con Pozuelo de Alarcón ¿Cuántos años llevas viviendo en el municipio? ¿Participas en la vida social, deportiva o cultural de la ciudad?
En mi DNI desde finales de los 90 tengo la dirección de Pozuelo, aunque hacia el año 2006 dejé oficialmente de estar empadronada para volver a registrarme como residente a mediados del año 2022. Esta pregunta es muy curiosa porque promueve la idea de participación como algo activo y aparente. Y dadas mis circunstancias, como cuidadora de una madre octogenaria, por falta de corresponsabilidad familiar y por razones de estos cuidados tengo poca movilidad. No obstante, estoy al tanto a través de medios como el vuestro de lo más significativo en las noticias del municipio. En mi regreso he visto el contraste, y obviamente, he tomado mucho contacto con la asistencia social del ayuntamiento. Mis inquietudes son diversas y activas, nada más regresar me asocié en AMEP.

¿El primer volumen de una trilogía sobre el feminismo en el espacio exterior es tu primera incursión literaria? ¿A qué te has dedicado profesionalmente en los últimos años?
No, no es mi primera incursión en la literatura. Podríamos hablar de literatura jurídica, extraño concepto, pero una narrativa existente y muy prolífica en la profesión de la abogacía. En cuanto a formación he cursado diferentes talleres literarios desde aproximadamente el año 2009. Actualmente he tenido la suerte de que mi candidatura fuera aceptada y estoy matriculada en un máster de creación literaria con el fin de perfeccionar la técnica y dar el salto, ojalá, a la novela. Tras esos inicios pasé del guion de cine a la dirección de cortometrajes y tras la pandemia he regresado al ensayo. Un género en el que me siento cómoda por deformación profesional.
En cuanto a qué me he dedicado en los últimos años, pues, pausé el ejercicio profesional para ingresar en el Ministerio de Justicia como funcionaria interina en la Audiencia Provincial de Madrid. En donde desempeñé diversas funciones en la gestión civil durante aproximadamente cuatro años.

 ¿Cómo surge escribir un ensayo sobre el origen de la mujer en el cosmos?
Como experta en violencias hacia las mujeres desarrollé un curso online sobre empoderamiento feminista en ciberviolencias y tras la maestría en derecho y nuevas tecnologías vi que existían ciberdelitos más allá y en conexión con el internet satelital. La investigación me llevó a toparme con una carencia informativa sobre posibles delitos fuera de la tierra, sobre el estado de las mujeres en la carrera espacial y etc.

En la declaración de intenciones de tu libro aseguras que eres una mala feminista. Sin embargo, te has preocupado por dar visibilidad a las mujeres que formaron parte de la carrera espacial…
Bueno, es que el feminismo tiene actualmente muchos frentes abiertos en la tierra y podría tomarse como frívolo exponer que además de tratar los derechos en tierra es importante pensar en los derechos de las mujeres fuera de ella. Que dar reflexión a lo que puede estar sucediendo sobre nuestras cabezas parece que suma al debate feminista en vez de dar solución a algunas de las cuestiones presentes. De hecho, las miradas sobre lo que sucede en el espacio exterior son distantes y crece despacio el interés sobre toda actividad espacial. Además, porque precisamente desde lo personal, es muy difícil estar al día de todas esas cuestiones que transitan por el movimiento feminista y al tiempo haber expulsado las creencias machistas que como mujeres nos limitan. También, era una manera de presentar mis respetos y reconocer que, si existe “el carnet de feminista”, considero que aún no lo he conseguido.

Me han llamado la atención el kit de maquillaje que los responsables de la NASA diseñaron para que las mujeres se llevaran al espacio y el tema de los tampones higiénicos. Por entonces quedaba mucho camino por recorrer ¿Crees que se ha avanzado en el ámbito espacial con respecto a los logros de las mujeres?
Creo que gracias a las políticas de igualdad e intereses empresariales se reconoce que las mujeres son valiosas por su capacidad, habilidades, perspectivas y resolución de conflictos en cualquier sector. Que su incursión aporta beneficios al desarrollo empresarial es algo demostrado y demostrable. Y, aun así, conseguir “la brecha cero” es todo un reto. Para no extenderme mucho en este concepto recomiendo el visionado de un video explicativo.
En concreto y en este sector profesional del espacio, la campaña para captar vocaciones científicas entre niñas visibiliza otro concepto que marca a las mujeres, «la brecha de los sueños». Te dejo un link para no extenderme.

¿Cómo van los volúmenes dos y tres de la trilogía? ¿Tienes previsto publicar próximamente?
Me he puesto la meta de editar este año dos libros. Antes de publicar la continuación de COSMOFEMINISMO he querido dar más recorrido promocional a este primer volumen. Y también, se me ha cruzado un libro que me parece igualmente muy necesario escribir. Espero que siga la línea y resulte original. Tras este, que lo estoy terminando, vendrá el segundo volumen de la trilogía.

¿A qué te dedicas actualmente? ¿Cuáles son tus proyectos a medio plazo?
Responsabilizarme de los cuidados me ha permitido pasar de una investigación y práctica de campo a una investigación más teórica y académica. He tenido que dejar la asistencia del derecho como operadora jurídica para reinventar la manera de ayudar a las personas. Prestar apoyo y conocimiento siempre ha sido fundamental en mi vocación y, a través del libro, seguir escribiendo me parece el mejor medio para cumplir humildemente con ese objetivo.

 ¿Qué te gustaría añadir aprovechando que celebramos el mes de la mujer?
Que a lo largo de mi vida he recibido el mensaje de que las mujeres son débiles, vulnerables y potenciales víctimas, pero yo solo me he encontrado con mujeres fuertes, valientes, y de gran coraje. Y en la carrera espacial también. Así que mi mensaje es: «¡Mujer!, haz caso omiso a cualquier mensaje que te desempodere.»

Asunción Mateos Villar

¿Conseguiremos la igualdad entre el hombre y la mujer en la tierra algún día?¿Y en el espacio exterior?¿Qué conocemos del universo desde una perspectiva de género?¿Qué pasos estamos dando, o deberíamos dar, para evitar que la historia de las mujeres en la tierra se repita en el espacio ultraterrestre?

Beatriz Castellanos trata de dar respuesta a estas preguntas con la trilogía Cosmofeminismo que arrancaba en 2023 con El feminismo en el espacio exterior.