El escultor y mecenas Ángel Orensanz acaba de recibir el Premio Extraordinario del Teatro Real. Su director general, Ignacio García-Belenguer, explicaba durante la entrega que es un reconocimiento a una dilatada y fructífera trayectoria artística y a su compromiso con el fomento y la divulgación de la cultura española fuera de nuestras fronteras. El acto fue una ocasión única para conocer de cerca al artista que quiere convertir en un centro de todas las artes su palacete en el barrio de la Estación de Pozuelo de Alarcón. Para que sea un hito cuando el genio aragonés desaparezca. Una delegación de nuestra ciudad encabezada por la responsable del área de Cultura del Ayuntamiento, Macarena Lora y el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Ángel González Bascuñana fue testigo de la entrega -con vídeo homenaje y vistas al Palacio Real- y recorrió los salones de la Ópera de Madrid. De una de las paredes del dedicado a Felipe V cuelga un retrato de la Reina Sofía pintado por Nati Cañada hace veintitrés años ¡Qué maravillosa casualidad que nuestra vecina formara parte de la comitiva!

Esa mañana airosa en el Teatro Real se respiraba arte así que el marco para la entrega de su Premio Extraordinario a Ángel Orensanz no podía ser más adecuado. Tampoco hubiera sido mal sitio Nueva York. La sede de su fundación se encuentra en otro espectacular edificio de 1849 -el Real se inauguró en 1850- que antes fue sinagoga y que el galardonado adquirió para convertirlo en emblemático centro de creación, encuentro y escenario.

En las últimas décadas el escultor aragonés ha abierto las puertas de la Ángel Orensaz Foundation a las más diversas expresiones culturales convirtiéndose además en su mejor anfitrión y altavoz. Sin ir más lejos, este singular espacio ha acogido los espectáculos de Flamenco Real “Authentic Flamenco” que supusieron la expansión del  plan estratégico internacional del Teatro Real que Orensanz ha apoyado de forma altruista.

Con la misma generosidad quiere donar a la Administración la casa en la que vivió muchos años situada en el corazón de la Estación de Pozuelo de Alarcón. Es una preciosa edificación pero en un estado lamentable. Las vidrieras de la terraza mirador no son más que cristales rotos y los jardines una auténtica maraña de hiedra y ramas secas. Del interior mejor no hablamos porque quienes lo han visto lo describen como irrecuperable. En su día estuvo habitado por okupas que no contribuyeron precisamente a su rehabilitación y mejora.

El Grupo Municipal Socialista lleva más de una década preocupado por el palacete y abogando por una reforma que le devuelva el esplendor perdido. O que al menos dignifique la construcción y reconozca al artista internacional que vivió en ella durante años.  Su portavoz, Ángel González Bascuñana, se entrevistó en 2016 con la concejal de Cultura, Mónica García Molina, para plantearle el asunto y el Grupo Municipal Popular presentó una moción proponiendo la puesta en marcha del Museo y Centro de Creación Artística “Ángel Orensanz” con dos objetivos:  dinamizar el barrio de la Estación y albergar parte de su obra.

La propuesta, que los populares tomaron prestada a los socialistas, se aprobó pero a día de hoy el futuro del palacete sigue siendo una incógnita. Que con el interés mostrado por la ahora concejal de Cultura, Macarena Lora, podría empezar a despejarse. Ojalá.

Al artista le gustaría, y así lo trasladó en la entrega de su premio, que fuera un hito cuando él desaparezca. Sueña con varias plantas capaces de romper el silencio de la calle con teatro, poesía, cine y hasta restauración. “Porque me han pasado cosas muy grandes, como exponer en la Antártida, y esto sería otro gran fenómeno estético, cultural y artístico”.

Asunción Mateos Villar
Fotos: Javier del Real/Teatro Real

El genio

Ángel Orensanz (Laurés, Huesca, 1940) es uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional. Inquieto, creativo, emprendedor y vital, ha visto su obra expuesta en los principales museos del mundo y ha recibido el reconocimiento del público y la crítica a través de numerosos premios y homenajes como el que le dedicó la Bienal de Arte Contemporáneo de Florencia (2001), la medalla de oro Lorenzo il Magnifico de Florencia, medalla de oro de la Academia de Bellas Artes de Rusia, (2018), Medalla de Oro de la Academia de Bellas Artes y Orden del Mérito Civil, entre otros.

La sede de Ángel Orensanz Foundation se ha convertido en referente para los famosos. Sarah Jessica Parker celebró su boda en lo que antes fue sinagoga, Alexander McQueen presentó su primera colección en la ciudad, Whitney Houston grabó el videoclip I Am Every Woman y Spielberg rodó unas secuencias de su serie Smash. Además actores y cantantes como Susan Sarandon, Richard Gere, Al Pacino, Robert de Niro, Madonna o Lady Gaga son habituales que, con el paso del tiempo, se han convertido en amigos del artista.

El palacete