Autor: Pilar Palomo

Los apodos

Como saben ustedes perfectamente en los pueblos se ha usado siempre la popular costumbre de los apodos. Contaba mi abuelo el problema de un amigo notario que debía organizar una herencia de un habitante de no sé que lugar de Castilla y sólo tenía la referencia onomástica de su apodo: “el tío Mea”. Pero en el mismo Pozuelo, -estoy recordando la década de los cuarenta- se suscitaba, por ello, algún pequeño problema: el asunto del teléfono. El mío, actualmente, termina en 10, que era el número de mi abuelo Cirilo y, luego, de mis padres. Después, ya con el...

Leer más

El insólito rescate de la gata Carolina

Realmente no tengo un recuerdo muy nítido de los pormenores de la historia, porque yo debía ser muy pequeña. Sí recuerdo, porque vivió muchos años, a la gata Carolina. Era una gata muy reconocible  -y es importante el dato en éste relato- porque en su pelo, totalmente negro destacaban las puntas blancas de sus cuatro patas. Es decir, un gato de los que llamamos “con calcetines”. También recuerdo que estaba en Pozuelo con mis hermanos, mi abuelo y Manola, la inolvidable y queridísima Manola, – familiar lejana del hermano del abuelo- que cuidó de todos nosotros durante toda su...

Leer más

Tigre

Mamá había dicho: -Tenéis que ir a comprar el collar para Tigre, que no quiero que este verano se repita la misma historia. Pero si vais a la salida de clase, tened cuidado con la niña. Porque yo aún no iba sola al colegio y tenía que cruzar las calles de la mano de mi hermano mayor. Aquel día esperé impaciente la hora de la salida. La compra del collar -tu primer collar- suponía la cercana marcha a la finca, las correrías contigo por el campo, los baños en el estanque de la noria…Hacía ya calor. La lana azul del...

Leer más
serendipia
ladillo
barranco

Vídeos recientes

Cargando…