El próximo año Jenny Echeverri y Miguel Robles celebrarán una década al frente de uno de los restaurantes más populares del corazón de la ciudad. Desde su llegada a la calle peatonal que recuerda al que fuera médico y alcalde, El Rincón de Pozuelo se ha convertido en un clásico. Antes habían llevado las riendas de La Espuela donde conocieron a muchos de sus clientes. Juntos han convertido los torreznos y las tiras ibéricas a baja temperatura en las estrellas de su acogedor y familiar restaurante. Que se ha llenado de luces por Navidad.

En el Rincón de Pozuelo descubrirás los pescados y mariscos más frescos de la lonja y quesos de diferentes denominaciones de origen, las mejores carnes y el arroz con bogavante. El aceite de oliva virgen extra es el  secreto peor guardado. El toque ideal para convertir su ensalada de tomate rosa en gloria bendita.

Hay tantos platos ricos que resulta complicado decidir. Su carta varía dependiendo de la temporada pero en cualquier época del año puedes abrir boca con boquerones en vinagre acompañados de aceitunas gordal, anchoas de Santoña o esas deliciosas croquetas caseras que tanto le gustan a Carmen; la joven ingeniera que ahora vive en Alemania.

La cocina de mercado a base de productos locales -sus principales proveedores están a pocos metros del restaurante- es la marca de una casa repleta de amigos. Muchos forman parte del tejido asociativo de la ciudad. Algo poco frecuente pero nada extraño porque Miguel y Jenny se han implicado desde el principio en las tradiciones y costumbres del vecindario. También se han hecho forofos del rugby. Además de facilitar la logística y hasta la decoración en eventos y celebraciones disfrutan compartiendo buenos momentos.

Ahora que llega la Navidad están preparados para recibirla -y recibirnos- con los brazos abiertos. Vamos, como siempre, pero con gorritos y dulces navideños.

¡El 24 y el 31 ven a disfrutar del aperitivo más navideño!