El reloj de Kalzza sigue funcionando. A pesar de todo marca las horas. Conchi y Yoli han recuperado la pieza central del escaparate navideño con el que hace dos años ganaron el primer premio del concurso organizado por el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón porque, como cantaba Mikel Erentxun con Duncan Dhu es tiempo para recordar. Las caritas de ilusión de los niños frente a una cabalgata de Reyes que pasaba cerca y al espectáculo de luz color a pocos metros de la tienda, un pueblo lleno de vida donde los vecinos compraban en las tiendas del barrio, el sonido de villancicos. Un tiempo para recordar no tan lejano. Aunque quieran convencernos de lo contrario.

El escaparate navideño de Kalzza es una metáfora de la vida y del inexorable paso del tiempo. Desde que la zapatería del corazón de la ciudad abrió sus puertas han pasado muchas cosas. Además de los años. Obras interminables de remodelación de la calle, eliminación de plazas de aparcamiento, molestias a vecinos y clientes…

Las consecuencias en las ventas han sido terribles para sus responsables. Ahora no pueden dedicarse a tiempo completo al negocio que montaron con tanto esfuerzo y cariño hace casi dos décadas y que acogieron tan bien los habitantes del entorno. También los de más allá. Porque participan en la Feria de Comercio y eso ha hecho que su apuesta por las firmas españolas con excelente relación calidad-precio, la moda y la comodidad llegue a otros públicos.

El concurso de escaparatismo navideño* es una de sus debilidades y dedican meses de trabajo a una ilusión que poco a poco se desvanece. Quien les ha visto disfrutar de su carrusel de hermosos corceles, su máquina de los sueños, sus tejados victorianos o esa luna de algodón sabe que ya nada es como antes y que el tiempo se ha llevado por delante la alegría de antaño. Por eso, conviene recordarlo.

Con un reloj de flores doradas y rosas salpicado de mariposas que simbolizan la belleza y la inmortalidad, con un niño que alcanza la estrella y hace realidad su deseo, con las setas que crecen libres en bosques de cuento.

Ojalá este tenga un final feliz.

(*) Si quieres apoyar la candidatura de Kalzza al Premio Popular en el concurso de escaparatismo navideño puedes votar por su reloj en el correo voto.comercio@pozuelo.madrid